Hipertensión arterial en el embarazo

Hipertensión arterial en el embarazo

La hipertensión arterial en el embarazo es una de las principales causas de mortalidad materna en España y en el mundo. De ahí la importancia de conocer un poco más sobre esta patología, cómo se presenta, cómo se puede tratar y cómo evitar las posibles complicaciones derivadas de la misma, tanto para la madre como para el feto. Así podremos actuar sobre un factor de riesgo que puede afectar a la reproducción humana.

En primer lugar, definiremos en líneas generales una tensión arterial alta como una lectura de 140/90 mmHg o más. A partir de ahí surgen las diferentes entidades patológicas según esa tensión elevada se presente durante el embarazo, antes del embarazo, y si va acompañada de otros signos clínicos, como la presencia de proteinuria (que se ha establecido en el embarazo como la presencia de 300 mg/dl de proteínas en orina de 24 horas) alteraciones hepáticas, renales y/o neurológicas. Esas diferentes entidades se pueden clasificar de la siguiente manera:

  1. – Hipertensión Inducida por el embarazo, si no está acompañada de proteinuria
  2. – Pre-eclampsia (leve o grave) cuando existe proteinuria
  3. – Hipertensión crónica, cuando las cifras de tensión arterial están elevadas antes de la semana 20 del embarazo o antes de la gestación
  4. – Hipertensión crónica + pre-eclampsia sobre-agregada

¿Cómo saber si existe riesgo de desarrollar hipertensión gestacional?

Existen factores de riesgo asociados con la presencia de pre-eclampsia como son:

  • Primer embarazo
  • Obesidad
  • Edad ≥ 35 años
  • Historia familiar (madre o hermanas) de Hipertensión gestacional y/o pre-eclampsia
  • Insuficiencia renal o diabetes mellitus
  • Embarazo múltiple ( 2 o más fetos)

¿Por qué se produce la hipertensión arterial en el embarazo?

La causa es aún desconocida, pero cada vez se avanza más en el descubrimiento de factores relacionados con la aparición de esta complicación del embarazo.

Se puede resumir diciendo que existe una combinación de factores inmunológicos que se desencadenan como rechazo al componente paterno aportado durante la concepción. Este componente es reconocido como extraño, lo cual a su vez dispara una serie de mecanismos inflamatorios y vasculares (endoteliales) que traen como consecuencia un aumento en la resistencia en la circulación sanguínea útero-placentaria y disminución de la irrigación hacia el feto. Todo esto lleva a las manifestaciones principales como son elevación de la presión sanguínea, disminución del volumen circulante total, deterioro de la función renal, hepática y del sistema nervioso central.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de la hipertensión arterial  en el embarazo?

Para la madre: Deterioro de la función renal, hepática, y del sistema de coagulación de la sangre; edema pulmonar, daño del sistema nervioso central con eclampsia (convulsiones), coma y hasta la muerte en casos muy agresivos.

Para el feto: restricción del crecimiento intra-uterino, disminución del volumen de líquido amniótico, parto prematuro, desprendimiento abrupto de la placenta, hemorragia intracraneana y muerte fetal

La hipertensión arterial en el embarazo es una de las principales causas de mortalidad materna en España y en el mundo.

¿Cómo se controla este factor de riesgo?

El ginecólogo debe vigilar más estrechamente los embarazos de riesgo o aquellos en los que ya se ha instalado el proceso. Estos controles deben incluir:

  • Interrogatorio acerca de síntomas de daño renal (hinchazón súbita de pies, piernas, manos, cara), síntomas de deterioro hepático (dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen o en epigastrio), síntomas neurológicos como cefalea, cambios en la visión, reflejos exagerados.
  • Control de peso y tensión arterial
  • Ecografía obstétrica para evaluar el ritmo de crecimiento fetal, la cantidad de líquido amniótico y evaluación de las características del flujo sanguíneo de la madre al feto (Doppler)
  • Analíticas para evaluar la función renal, la función hepática y la coagulación y análisis de orina

¿Cómo se trata?

Dependiendo de la severidad del caso, desde lo más simple a lo más complejo, se deben modificar ciertas conductas. Así será oportuno dejar de fumar, disminuir el consumo de sal en los casos de Hipertensión crónica, el uso de anti-hipertensivos como Alfa-metil- dopa, labetalol, hidralazina, etc, inductores de madurez pulmonar fetal. En el caso de presentarse la eclampsia puede ser necesaria la interrupción del embarazo, prevención de convulsiones y el manejo del edema cerebral.

¿Se puede prevenir la hipertensión gestacional?

No existe un tratamiento específico que evite la aparición de la Hipertensión Gestacional o la pre-eclampsia, pero si se pueden vigilar más estrechamente aquellos embarazos de riesgo para evitar las complicaciones y lograr que el embarazo transcurra sin mayores consecuencias. El uso de aspirina a dosis bajas en pacientes de riesgo ha demostrado ser útil en la prevención de la pre-eclampsia

¿La tensión arterial volverá a la normalidad después del parto?

En la mayoría de los casos, después del parto o en el transcurso de la primera semana post- parto, el valor de la tensión arterial ya se habrá normalizado. En algunos casos más severos, la paciente puede permanecer hipertensa a partir de ese episodio y durante toda su vida.

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Veirase S.L. .
  • FinalidadModerar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios JACABA S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.