Margarita – Lugo

Testimonio de Margarita – Lugo

Recuerdo con pavor el día que me dijeron que no podía ser mamá sin ayuda. Fueron días horribles, como si hubieran amputado una parte de mi cuerpo de golpe, no paraba de llorar. Fue vital el calor de la familia, de los amigos, y sobre todo, el de mi marido, positivo y animado en todo momento, diciéndome que como fuera, lo íbamos a conseguir.

Desde el principio tuvimos claro que tendría que ser por FIV y más claro aún quién queríamos que nos lo hiciera, así que llamamos inmediatamente a la Clínica SegrellesIVF. Conocer a Ramón Vilar fue ver el cielo abierto, en todo momento fue claro y seguro de como lo íbamos a hacer, sin rodeos ni falsas esperanzas. El tratamiento en mi caso fue muy llevadero para mi sorpresa, ya que todo el mundo me decía que se pasaba fatal. Para mí lo más incómodo fueron los sudores que me daban, ni cambios de humor, ni bajones importantes, no voy a decir que no lo pasé mal, pero no fue horrible.

En cuanto parecía que la cosa iba bien, mis ovarios se retorcían y nos echaban para atrás todo lo avanzado, vuelta a empezar. No fue al primer intento y el día del NEGATIVO fue horroroso, eso sí. Había gente que me decía que descansara un poco, que la cabeza me estaba matando, pero no quise, yo estaba fuerte y preparada para la segunda FIV, así que en cuanto Ramón me dio luz verde, volvimos a empezar y llegó otra implantación, y con ella, el POSITIVO!!! Vaya subidón!!! Justo en el momento que la enfermera me daba el sobre con el resultado, y que no era capaz de abrir, me llamó Ramón preguntando si había ido a buscar la analítica, le dije que lo tenía en la mano pero que no era capaz de abrirlo y me dijo: No lo tienes que abrir, yo ya sé el resultado, FELICIDADES!!! Es un POSITIVO!!! Me puse a llorar y la enfermera también al escucharme hablar. Le dije a Ramón que si en aquel momento lo tuviera delante le daría un abrazo inmenso y lo comería a besos, que gracias por todo y por tanto… Era el día más feliz de mi vida gracias a él, bueno a él y a todos los profesionales de la Clínica Segrelles, cada uno en su medida, que en todo momento nos trataron fenomenal, con tacto, con dulzura, con cariño, cosa que agradeces en momentos como estos en los que tus emociones están a flor de piel.

Ahora, ya tenemos a TEO con nosotros y siempre digo que no es sólo nuestro, que también es un poquito de ellos.

Gracias por todo equipo Segrelles

Margarita

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar