Preservación de óvulos de buena calidad

Preservación de óvulos de buena calidad

En los últimos años estamos presenciando un fenómeno demográfico derivado de una expectativa económica distinta en las personas. En muchos casos, se deriva de la necesidad de contar con un doble ingreso en el núcleo familiar, el deseo de apuntalar el desarrollo personal, las necesidades de la competitividad laboral. Unido a la mayor expectativa de vida, esto lleva, en los países desarrollados, a la postergación del matrimonio y de la maternidad, con un franco aumento de la edad de la mujer al momento de concebir su primer hijo, y a un incremento sin precedentes del número de parejas que desean embarazo en etapas relativamente tardías de la vida.

Si decides retrasar tu maternidad puedes preservar tu fertilidad en cualquier momento. Aunque no hay un límite de edad para preservarlos en Segrelles IVF te recomendamos que sea antes de los 35 años para obtener mejores resultados.

Con el paso del tiempo la fertilidad de la mujer se reduce considerablemente y, debido al envejecimiento de los ovarios, no solo es más difícil conseguir un embarazo sino que, una vez éste se produce, hay menos posibilidades de que nazca un niño sano. Por eso es importante consultar a un especialista en reproducción asistida en el caso de optar por una maternidad en edad avanzada.

El número de ovocitos con que nace una mujer va desapareciendo progresivamente (en cada ciclo menstrual se pierden unos 1.000, de forma que a los 35 años quedan sólo el 10% de la reserva total aproximadamente.) Pero el problema no es sólo que quedan menos óvulos sino que también su calidad empeora con los años. Es frecuente que una mujer de 38-40 años haya agotado la reserva de óvulos capaces de dar lugar a un niño sano ya que la edad conlleva alteraciones en el proceso de formación de los óvulos que hacen que puedan producirse fallos reproductivos o quedar cromosomas extra (si es el 21 dará lugar a un Síndrome de Down).

Preservar óvulos de buena calidad

Congelando los óvulos de una mujer en su etapa más fértil, evitamos estos problemas y facilitamos que en un tratamiento futuro de Reproducción Asistida disponga de óvulos de buena calidad para conseguir un embarazo y tener un niño sano.

La preservación de la fertilidad es un conjunto de técnicas que permiten, a todas aquellas mujeres que deben o quieren retrasar su maternidad, mantener la capacidad de tener hijos en el futuro mediante un tratamiento de reproducción asistida con las llamadas técnicas de vitrificación. La vitrificación es también un sistema de congelación, aunque se realiza de forma ultra rápida para evitar la formación de cristales y de este modo impedir que las estructuras celulares resulten dañadas.

Un análisis de las posibilidades reproductivas

Previamente a la realización de un tratamiento de preservación de fertilidad, las pacientes deberán ser sometidas a un estudio previo que implica analítica de sangre y ecografía para poder realizar una correcta estimación de sus opciones reproductivas. Una vez finalizado el estudio, el facultativo deberá informar a la paciente en cada caso y dependiendo de la indicación, de las opciones reales de éxito. De la misma manera es importante informar a las mujeres de las técnicas y sus limitaciones, número adecuado de óvulos a congelar, tasa de supervivencia en el momento de desvitrificar ( generalmente del 90%) , etc. Es importante aclarar que es una posibilidad y no una seguridad, ya que entran en juego muchos más factores.

¿En qué consiste?

Las opciones que ofertamos para poder preservar la fertilidad consisten en criopreservar óvulos o embriones. Estos son sumergidos en nitrógeno líquido a -196º y almacenados después en nuestro centro hasta que decidas tener un hijo.

En función de lo que se preserve, el proceso es distinto:

Criopreservación de óvulos

Tras un tratamiento hormonal para que tus ovarios produzcan mayor cantidad de óvulos, se extraen los óvulos mediante una punción ecográfica transvaginal bajo sedación anéstésica y posteriormente se criopreservan.

Criopreservación de embriones

Consiste en extraer los óvulos, fecundarlos in vitro con esperma de la pareja o de donante y criopreservar los embriones mediante vitrificación.

La vitrificación te permite conservar tus óvulos ó embriones, en un laboratorio, con la calidad y características de la edad que tienes al congelarlos.

A partir de esa congelación tú podrás decidir cuando ser madre, sin sentir la presión que puede generar, sobre tus relaciones afectivas o tu trabajo, saber que cuanto más esperes a quedarte embarazada más difícil lo vas a tener.

¿Por qué vitrificar tus óvulos o embriones?

1.- Porque no ha llegado el momento ni la persona.

Sabes que quieres ser madre, pero el momento o la persona adecuada con la que compartirlo no acaba de llegar. Necesitas algo más de tiempo y no quieres que se reduzcan tus posibilidades de tener un hijo sano en el futuro.

2.- Porque estás creciendo profesionalmente.

Estás en plena expansión profesional, y la maternidad no tiene cabida en tu presente, pero no quieres renunciar a poder ser madre en un futuro con tus propios óvulos, sin necesitar óvulos de donante.

3.- Porque tienes un problema de salud y quieres superarlo previamente.

El tratamiento contra determinadas enfermedades puede tener efectos negativos sobre tu fertilidad futura. Vitrificar óvulos antes de empezarlo te va a permitir tener óvulos sanos y ser madre tras superar tu enfermedad.

La criopreservación puede prolongarse indefinidamente en el tiempo, siendo conscientes de que el mejor uso se obtiene si se pueden utilizar durante la edad fisiológicamente fértil de la mujer.

¿Y después qué…?

Cuando llegue el momento adecuado podrás utilizar los óvulos o embriones tras un tratamiento sencillo de preparación de tu útero.

Los óvulos serán desvitrificados y sometidos a un proceso de Fecundación in vitro (FIV) para generar embriones que te permitan quedarte embarazada.

Los embriones son posteriormente transferidos al interior del útero en un proceso totalmente indoloro y de forma ambulatoria.

Es importante recalcar que cuando utilizamos óvulos o embriones vitrificados no hay mayores complicaciones durante el embarazo, ni los niños nacidos tienen más problemas de salud.

Si decides retrasar tu maternidad puedes preservar tu fertilidad en cualquier momento. Aunque no hay un límite de edad para preservarlos en Segrelles IVF te recomendamos que sea antes de los 35 años para obtener mejores resultados.

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Veirase S.L. .
  • FinalidadModerar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios JACABA S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.