Las sorpresas que da la genética

Llevaba en los 90, una veintena de años con mi inquietud puesta en la Reproducción Asistida. Había hecho un stage de 6 meses en el que quizá era el primer Centro Europeo dedicado exclusivamente a la Reproducción Humana. Se trataba del Departamento de Ginecología y Obstetricia del Hospital Cantonal de Ginebra (de Watteville) y la Unidad la dirigía Meylan.

Más tarde en el año 86, dirigí un Curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en A Coruña sobre Avances en Reproducción Humana Asistida, al que asistieron casi todos los profesores internacionales que se habían significado por sus trabajos, en el mundo de la Reproducción, ahí ya discutimos sobre el tema de la Implantación.

Barker en 1990 dijo “lo que sucede en el útero materno es más importante que lo que pasa en la casa después del nacimiento”.  Hasta hoy, los descubrimientos sobre las injerencias de los genomas receptores en los donantes, han sido una constante para todos aquellos que nos dedicamos a este apasionado mundo.

Fue en 2012, en el Congreso de la SEF de Mallorca, cuando hice un comentario público diciendo que aunque no lo podía demostrar, sospechaba que debía de haber una influencia importante de la receptora sobre el embrión procedente del ovocito de la donante, haciendo buenas las afirmaciones de Barker en 1990. Ahí quedó todo pero pasado el tiempo, el 21 de abril de 2012 presentamos una comunicación pública en La Voz de Galicia que titulamos “Enigmas de la implantación” y ahí, de una forma más o menos empírica, apoyada en nuestra propia bibliografía, nos aproximamos a esa inquietud.

Desde siempre les he dado “la chapa” a mis colaboradores en el sentido de que algo estaba pasando y que no alcanzábamos a descubrir pero que realmente debía de tener mucha importancia en el devenir de los hijos nacidos de madres receptoras en la ovodonación y la subrogación de útero. Así les decíamos a nuestras pacientes que sus genes influían de forma decidida en los procedentes de la donante.

El trabajo publicado en Septiembre de 2015 por la Fundación IVI (FIVI), firmado por Felipe Vilella y el Director Científico de la Institución Carlos Simón, demostraron que estas sospechas, en la mente de muchos, tenían una base científica y desde entonces ya con más conocimientos adquiridos por la lectura de su maravilloso trabajo, podíamos decir “más fuerte” a nuestras pacientes lo que ya les decíamos con anterioridad, con la “boca pequeña”.

Desde hace 6 meses a esta fecha y abierto el camino por estos grandes investigadores, estamos en la línea de seguir buscando más datos científicos en los que apoyar lo que ya es un hecho cierto. Desde Segrelles IVF vamos a volver por nuestros fueros y de nuevo a continuar investigando en esta área de la Medicina que es tan dinámica, que he llegado a oír de algunos de mis maestros, refiriéndose a los avances en Reproducción Humana que, “aquello que es una verdad incontestable al día de la fecha, no será más que un conocimiento pasado y caduco al cabo de 10 años»

 

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Veirase S.L. .
  • FinalidadModerar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios JACABA S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.